¿Quién estará en el lugar equivocado?

hombre-y-naturaleza1.jpg

El hecho de encontrar las aves en los mismos espacios que el hombre puede atender a varias razones:

Quizás las aves con el tiempo se han ido acostumbrando a que los humanos invadamos su hábitat, hasta el punto de “aprender” de alguna manera, a convivir con nosotros. O tal vez no encuentran muchos lugares donde refugiarse y alimentarse, teniendo que frecuentar constantemente los mismos territorios que los humanos.

Otra razón podría ser que se han convertido en seres vivos facilistas que prefieren recoger las migajas o residuos de la especie humana, en lugar de buscar alimento fresco y natural.

O peor aún, las aves estarían aplicando lo que reza el dicho: Si no puedes con el enemigo únete a él.

Las aves abandonaron la tranquilidad del campo y ahora hacen parte de la “civilización”, hacen sus nidos en los techos de las casas y no les importa o más bien, ignoran el ruido, las altas temperaturas, y los peligros. Realmente de todas las razones que se puedan exponer, podemos decir que acabamos por obligar a las aves a convivir con nosotros. El daño que se ha generado en los ecosistemas terrestres desde que el hombre perdió el respeto por la vida misma, y entendió a la naturaleza como un instrumento más para sus propios fines, ha impedido el desarrollo natural de la vida.

La fauna, la flora y la microbiota en su sabiduría buscan nuevas alternativas para mantener la vida en la tierra, lo grave del caso es que el hombre en su ignorancia industrial y tecnológica día a día se encargan de cerrar las puertas a dichas posibilidades.

Deja tu comentario!