La Mina de sal de Nemocón, turismo en las entrañas de la tierra

La sabana de Bogotá anteriormente estaba cubierta por un inmenso mar que más tarde fue convirtiéndose en un lago salado poco profundo y que fue afectado por diversos fenómenos geológicos, así se fue secando y cubriéndose lentamente con el material de las montañas cercanas formando las salinas de Nemocón…

Así comienza esta fascínate historia natural, que hoy es día es objeto de interés turístico para propios y extraños. Un lugar más de los tantos sitios que tiene Colombia para mostrar al mundo.

La mina se encuentra ubicada en el municipio de Nemocón, palabra indígena que significa “Lamento del Guerrero”,  localizado a 65 kilómetros de Bogotá, con una población de 11.000 habitantes

 

Nemocón.jpg

Allí podrá disfrutar a 80 metros bajo tierra de la historia de más de 500 años de explotación salina. Encontrara sitios mágicos llenos de colorido, adornados naturalmente y donde se respira tranquilidad.

A la Mina se ingresa por unas grandes puertas alemanas de 3 metros de altura, las cuales son originales de 1817, soportadas por gruesos maderos de eucalipto (vigas naturales), que con el tiempo se petrifican, brindando así más resistencia.

 

entrada-Mina-Nemocón.jpg

Con 8 metros de altura y un largo corredor, encontramos la cámara de recibo, la cual se encuentra iluminada con luces tenues de colores, y una música de fondo de ambiente natural, que trasporta al visitante a un mundo nuevo y tranquilo. Desde allí se inicia el recorrido que llevará al turista a mágicos sitios, como los que se describen a continuación:

 camara-de-recibo.jpg

Los espejos de agua:

Formados gracias a los tanques de saturación, encontramos varios espejos de agua, con una ilusión óptica de lupa. Aunque el espectador observa el fondo a pocos centímetros, realmente éste se encuentra a más de 3 metros de profundidad.

espejo-de-agua.jpg

La cascada de sal:

En las minas de sal, como parte del proceso natural de las mismas, se producen filtraciones a través de las paredes, las cuales han dado origen a techos y paredes totalmente blancos. Gracias a estos afloramientos de sal, encontramos La cascada de sal, con más de 80 años de antigüedad es una de las mayores atracciones de la Mina de Nemocón.

cascada-de-sal.jpg

Estalagmitas y estalactitas:

Durante el recorrido es muy frecuente encontrar estalagmitas y estalactitas. Las primeras son formaciones que se originan a la altura del suelo, gracias al goteo continuo de los techos del lugar debido a las filtraciones. Poco a poco se originan unas largas estructuras dirigidas hacia arriba, las cuales se van modificando de acuerdo a las condiciones del sitio donde se encuentren, por ejemplo, donde hay corrientes de aire, estas toman diversas figuras, según los caprichos del viento.

 

estalagmita.jpg

 

Las estalactitas difieren de las anteriores, debido a que se originan desde las partes altas o techos de donde provienen las filtraciones. Estas van de arriba hacia abajo, como agujas colgantes. Al igual que las estalagmitas son moldeadas por el viento.

 

estalactita.jpg

 

La capilla de la Virgen del Carmen:

En homenaje a la Virgen del Carmen, patrona de los mineros, conductores y policías colombianos, se ha creado en 1946 una bella capilla en las entrañas de la Mina de Nemocón. Allí se ofician ceremonias religiosas y acuden los mineros y, demás personas de la población, para dar gracias y pedir intervención divina.

 

virgen-del-carmen.jpg

 

La gran esfera que representa el mundo. El color azul es el cielo y el blanco la pureza, paz y esperanza de la virgen, que se encuentra suspendida sobre el mundo. Representando la protección a todas las personas en especial a los mineros.

El pozo de los deseos:

Nada más agradable, que confiarle uno de nuestros deseos a un espejo de agua mágico como este. Allí son depositadas cientos de moneda que los turistas soñadores dejan a cambio de un deseo, que muy seguramente será cumplido.

 

pozo-de-los-deseos.jpg

 

El corazón de Nemocón:

Cuenta la leyenda que Don José Maximiliano Chuy, el más fuerte de los mineros de Nemocón logró extraer un gran bloque de sal que pesaba más de una tonelada. Y fue aquella gran roca salina la que Don Miguel Sánchez en 1960, talló en forma de corazón.
Ahora la escultura se convirtió en el corazón de Nemocón y reposa en las profundidades de La Mina, el cual iluminado por una tenue luz roja se convierte una gran vista para el visitante.

 

corazon-de-sal.jpg

Te invitamos a conocer este hermoso sitio, en el país más diverso del planeta: Colombia

Deja tu comentario!