Incubación

Para algo tan ligero, el cascarón de un huevo es sumamente fuerte, y un ave que incuba debe pasar horas o días de trabajo arduo para romper esta barrera hacia el mundo exterior. Algunas aves incuban en un estado de poco desarrollo. Como crías, son inútiles y dependes totalmente de sus padres para la comida. Las aves “precociales”, como los faisanes, se desarrollan bien en la incubación y pronto se valen por sí mismas.

Pasos para salir del cascaron:

1. Listo para salir del cascarón
El preludio para salir del cascarón para un polluelo de faisán, como los de otras aves, empieza invisible. Aún encerrado en el cascarón, se voltea para que su pico apunte hacia el extremo romo del huevo. Con un movimiento de la cabeza, pica la cámara de aire. Ésta es parte decisiva del desarrollo del polluelo, pues al romper la cámara, respira aire por primera vez.
Una vez que funcionan los pulmones, llama a su madre desde el interior del huevo y la prepara para el inicio de la salida del cascarón.

2. Rompe el cascarón.
La salida del cascarón se inicia después de varios intentos; el polluelo rompe al fin el cascarón, con la ayuda de dos adaptaciones especiales. La primera es el “diente de huevo”, una proyección chica en su pico que rompe el cascarón y que se cae después de salir de éste. La segunda es un músculo fuerte detrás de la cabeza que da fuerza a los golpes del diente. Entre secciones del picoteo, el polluelo tiene descansos.

3. Corta un círculo.
Luego de romper el cascarón, el polluelo intenta ampliar la rotura inicial. Después de cada picotazo, se detiene y gira un poco empujándose con las patas. El picoteo repetido y los giros producen una ruptura que rodea la base del extremo romo del huevo y que finalmente permitirá que empuje el extremo y lo separe.

4. Terminación de círculo.
Al picar el cascarón, el polluelo casi separó el extremo romo del resto el huevo. Trozos grandes de cascarón se separan del huevo cuando el polluelo se esfuerza por salir. Una nidada entera de faisán empolla en unas horas y cuando la cría llega a esta etapa, sus hermanos están en el proceso de salir del cascarón.

5. Logra control.
Luego de cortar un círculo completo en el cascarón, la cría empieza a salir del huevo.
Desde ahora, todo sucede con mucha rapidez. La cría sujeta sus dedos sobre el extremo del cascarón (los dedos están visibles aquí) y, cuando tiene un buen control, empieza a empujar con las patas y hombros. Con un esfuerzo, la punta roma del huevo se separa.

6. Separa el cascarón.
Con las patas claramente visibles, el polluelo da otro empujón, el extremo romo del huevo se separa y queda como un sombrero en la cabeza. Este método, cuando la cabeza sale primero, lo comparten casi todas las aves. Las únicas excepciones son algunas zancudas y aves que viven en el suelo, que rompen sus huevos en pedazos o sacan primero las patas.

7. En el mundo exterior.
Con un empujón final, el polluelo sale del cascarón que los protegió durante los tres semanas y media de incubación. En dos horas, sus plumas se secaran y esponjarán, proporcionándole una chaqueta aislante que lo mantendrá caliente. Una vez que sucede esto, la carrera es para alimentarse y crecer. Las crías de faisán dejan el nido casi de inmediato y pueden volar en sólo dos semanas.

Tomado de: Pájaros. Nueva enciclopedia visual clarín.

Deja tu comentario!