Flora en la cuenca de la quebrada Venado

En la cuenca de la quebrada Venado, donde se localiza el sector norte del Campo Tello, se observan rastrojos bajos, rastrojos altos, árboles o arbustos dispersos y solitarios, así como estrechas franjas de bosques intervenidos a lado y lado de los cauces. Entre las especies nativas con mayor abundancia de plantas pueden mencionarse las siguientes: caracoli (Anarcardium excelsum), iguá (Pseudosamanea guachapele}, cachimbo (Eríthrína sp), payandé (Pithecellobium dulce), dinde (Chlorophora tinctoria), carbonero (Calliandra sp), balso (Ochroma lagopus), hobo o jobo (Spondia monbin), espino de oro o tachuelo (Xanthoxyion sp), tatamaco (Bursera tomentosa), totumo (Crescentia cujete), pela (Acacia farnesiana), chaparro (Curatella americana), molón (Byrsonima sp), guásimo (Guazuma ulmifolia), chicható (Muntigia calabura), yarumo (Cecropia peltata), Machaerium sp (capote), Aspidosperma cuspa (amargoso) cruceto (Randia armata), guayabilla agria o guayabo cimarrón (Psidium sp), sangregao (Crotón sp), mosquero (Crotón sp) y pringamoza (Jatropha urens), pasto tiatino (Bouteloua heterostega) y adormidera (Mimosa sp), así como varias especies de cactáceas, a saber: Cardón (Cephalocereus colombianus), cardón gris (Lemaireocereus griseus), arepo (Opuntia sp), pitahaya roja y cardo epífito.

Estas cactáceas y otras plantas con espinas o aguijones (por ejemplo: payandé, pela, tachuelo, cruceto y pringamoza), típicas de ecosistemas cálidos con déficit de humedad en el suelo, también se observan en la cuenca baja del río Las Ceibas, así como en las áreas de menor elevación correspondientes a los Campos de San Francisco y Balcón, en la cuenca del río Bache. La presencia de estas plantas en suelos erosionados con afloramientos de rocas, en los campos mencionados, Campo Tello y áreas circunvecinas, imprimen al paisaje natural un aspecto parecido a tos territorios semiáridos de La Tatacoa y la cuenca baja del río Cabrera en el municipio de Villavieja. Al respecto, es apropiado complementar que a degradación del suelo en la forma de erosión, en el área asociada a dichos campos, se debe a la acción combinada de factores naturales y de origen antrópico: los suelos son erodables, la mayor parte de las lluvias son erosivas y se concentran en periodos cortos, existe sobreuso del suelo, se practica la quema con fines agropecuarios y, con frecuencia, ocurren incendios forestales.

Texto tomado de: OLAYA AMAYA, Alfredo; FIERRO RODRÍGUEZ, Armando y ARAUJO POLANÍA, Mario. Nacederos, Reservorios y Bosques de Guadua: Estrategias de Hocol y finqueros para conservar recursos hídricos en el norte del Huila. Neiva: Universidad Surcolombiana, Hocol y Ecosurc. 2008, 246p.

Deja tu comentario!